Inicio Home
Historia
Textos Graciosos

Links Recomendados

Chistes de matrimonios y parejas
(Vol. VI)

Vol 1 - Vol 2 - Vol 3 - Vol 4 - Vol 5 - Vol 6

  • Crema rejuvenecedora

    Una mujer compr√≥ unos cosm√©ticos muy caros, pues le dijeron que la har√≠an verse varios a√Īos m√°s joven.
    Luego de ponérselos se dirigió a su esposo.
    - Amor, decime la verdad... ¬Ņqu√© edad represento?
    El marido la mira detenidamente y contesta:
    - A juzgar por tu piel... 20 a√Īos, por tu pelo... 18, y por tu figura... 25 !!!!
    - ¡Ay que tierno! - exclamó ella complacida.
    - Esperá un cachito - interrumpió el hombre -, que todavía no hice la suma!



  • Reci√©n casados

    Primera noche de una pareja recién casada.
    Cuando se van a la cama, ella le dice al novio:
    - ¬ŅSabes qu√©? no te lo hab√≠a dicho, pero yo no se hacer nada de nada.
    El novio le responde:
    - Ay, mi bebota, no te preocupes linda, vos te desnudás, te recostás en la camita, abrís las piernas y yo hago el resto.
    Ella dice:
    - No, eso SI se. Lo que no se es lavar, planchar, cocinar.....



  • Cuesti√≥n de gustos

    Yo no sé qué me pasa, que me gustan todas las mujeres menos la mía.
    ¡Bah! No te preocupes que a mí me pasa lo mismo, me gustan todas las mujeres menos la tuya.



  • La vegetariana

    - Mi mujer me trata como si yo fuera un pedazo de carne.
    - ¬°Qu√© bien! ¬ŅY cual es el problema, Chucho?
    - Que ella es vegetariana.



  • Efectos del coctel

    Durante un coctel, una pareja charla y le dice él:
    - ¬°Es incre√≠ble c√≥mo tres copas de champa√Īa te pueden transformar!
    - Pero... si yo no he bebido... - comenta sorprendida la esposa.
    - Ah, pero yo sí.



  • Los a√Īos pasan

    Cacho y su esposa est√°n a punto de meterse en la cama. La esposa, parada frente al espejo, se da una mirada y comenta...
    - Ay, querido, me miro en el espejo y me veo tan vieja... Tengo arrugas en la cara, los pechos casi me llegan a la cintura, el culo lo tengo caído un metro. Tengo las piernas gordas y los brazos flojísimos...
    Se da la vuelta y mirando a su esposo, contin√ļa:
    - Dale, se bueno y decime algo positivo, algo que me haga sentir mejor...
    Cacho la observa detenidamente, piensa un momento y le contesta sonriendo:
    - Bueno mi amor... no te preocupes... por lo menos la vista la tenés nomás bien...



  • Mucama celosa

    Le dice la due√Īa de casa a la mucama:
    - No sabés, acabo de enterarme que el turro de mi marido sale todos los días con su secretaria.
    - ¬°No lo creo se√Īora! Usted me lo dice para darme celos...



  • Aritos

    En la oficina, un compa√Īero de trabajo se dio cuenta que otro compa√Īero, que siempre hab√≠a sido conservador en su comportamiento, estaba usando aritos, y le pregunta:
    - No sabía que estabas en esa onda.
    Y él le contesta:
    - Bueno, no es gran cosa, son sólo unos aritos.
    - ¬ŅY desde cuando vos us√°s aritos?
    - ¡¡¡¡Desde que mi mujer encontró uno en mi auto!!!!



  • Un amor especial

    Rodrigo entró al bar, se sentó en su lugar favorito. Después de los saludos de rigor, le comentó a sus amigos:
    - Mi mujer me ama como jamás ninguna mujer amó a un hombre.
    - Ah, ¬Ņs√≠? Y por qu√© che? - pregunt√≥ el cantinero.
    - Bueno, la semana pasada pedí dos días por enfermedad en el trabajo. Mi esposa estaba tan nerviosa y contenta de tenerme en casa, que cada vez que venía el lechero, el portero o el cartero, salía corriendo a la calle agitando los brazos y gritando "¡mi marido está en casa, mi marido está en casa!"



  • Reloj cu-cu

    Relato de una mujer ingeniosa:

    Anoche me invitaron unas amigas a una "reunión".
    Yo le dije a mi esposo que seguro regresaba a casa a las 12 en punto. Te lo prometo, le dije.
    Pero la reunión estaba muy buena, y habían muchos tragos, por lo cual obviamente se me fue la hora.
    Resulta que llegu√© a casa a las 3 de la ma√Īana, completamente borracha.
    Apenas entr√©, el reloj cuc√ļ hizo 'cu-cu' tres veces. Al darme cuenta que mi esposo se iba a despertar por ese sonido, grit√© 'cu-cu' otras 9 veces. Me qued√© tan orgullosa y satisfecha por haber tenido de pronto, aunque borracha, una idea tan buena para evitar problemas con mi esposo....
    Me acosté de lo más tranquila pensando en lo inteligente y lista que soy.
    Temprano por la ma√Īana, durante el desayuno, mi esposo me pregunt√≥ a qu√© hora hab√≠a llegado! y le contest√© que hab√≠a llegado a las 12 como le hab√≠a prometido.
    √Čl, de momento no dijo nada, ni me pareci√≥ desconfiado.
    Qué bueno! ¡Qué salvada! - pensé yo. Entonces él me dijo:
    - Hay que cambiar el reloj cuc√ļ.
    - ¬Ņpor qu√© mi amor? - le pregunt√©.
    Y me dijo:
    - Bueno,... anoche el reloj hizo 'cu-cu' tres veces, luego no sé como, gritó "mierda"... después hizo 'cu-cu' cuatro veces más y tosió, luego hizo 'cu-cu' otras tres veces... se cagó de la risa, y otra vez hizo 'cu-cu' dos veces. Salió corriendo, pisó el gato, quebró la mesita de la esquina del living, se acostó, se tiró un pedo y se durmió...!!!



  • Aniversario

    Estaban reunidos Berta y Cacho, pensando que dentro de pocos d√≠as cumplir√≠an 25 a√Īos de casados.
    En eso Berta le dice a su marido:
    - Chuchi..., estamos de aniversario, 25 a√Īos... me gustar√≠a hacer algo que hace tiempo no hago.
    - Genial... ¬°call√°te!



  • 20 huevos

    Una vuelta le dice un tipo a su mujer:
    - ¬°Berta, hoy quiero que me hagas veinte huevos fritos!
    - Pero che... ¬Ņte vas a comer veinte huevos?
    - No, solamente quiero comer dos o tres, pero que te salgan bien bien.



  • Motivaciones

    Tres hombres -ricos- conversaban en el bar de su exclusivo Club.
    Uno de ellos comenta como al pasar...
    - Le acabo de regalar a mi esposa algo que pasa de 0 a 100 en 8.3 segundos!!, espero que esto despierte sus pasiones.
    - Wow !! -dijo uno de los amigos- y qué es?
    - Un AUDI 6 de √ļltima generaci√≥n !!... una m√°quina!!

    El interlocutor esbozó una sonrisa pícara en su rostro y dijo:
    - Jaja, qué casualidad!!... yo le acabo de regalar a mi esposa algo que pasa de 0 a 100 en sólo 6.2 segundos..
    - NOOO... -dijo el primero- ... no me digas que...
    - Si, lo siento por tí que te llegarán las quejas, pero acabo de regalarle a mi esposa una bellísima Ferrari. Creo que de solo verla sus "emociones" se van a disparar.
    - Que jodido eh!!, ahora mi mujer me lo va a recriminar -dijo el primero.

    De repente, toma la palabra el amigo que había permanecido silencioso hasta ese momento y dijo:
    - Pues, si se trata de motivar a la mujer, creo que yo tomé la mejor decisión... acabo de regalarle algo que pasa de 0 a 100 en apenas 2 segundos... Ojalá que esta desgraciada se sienta "motivada!!"

    Los dos amigos, dejando sus vasos en la mesa y abriendo los ojos desmesuradamente dijeron casi al unísono:
    - De 0 a 100 en 2 segundos??... pero NO EXISTE tal cosa !!... ni siquiera una Lamborghini !!... qué le regalaste?
    - Simple... una BALANZA PARA EL BA√ĎO... a ver si as√≠ se pone las pilas la loca!!!



  • Son√°mbulo resentido?

    Mientras desayunan, le dice la mujer al marido en tono de reclamo:
    - ¬ŅSabes qu√©?, anoche, cuando dorm√≠as, me estabas insultando.
    - ¬ŅY qui√©n te dijo que dorm√≠a?



  • El testigo de los cuernos

    Un tipo regresa un día antes de un viaje de negocios, después de la media noche. Agarra un taxi en el Aeropuerto hacia su casa. Conversando con el taxista le pregunta si se quiere ganar mil pesos.
    Pasa que el tipo sospechaba que su mujer le estaba poniendo los cuernos y que tenía la intención de capturarlos en el acto, pero necesitaba un testigo que respaldara su historia y el hecho. El taxista aceptó y siguieron camino a la casa.

    Llegaron calladamente a la casa, el tipo y el taxista llegaron sin hacer ruido a la habitación. El marido abrió la puerta, prendió las luces, tiró de las sábanas y estaban desnudos, su mujer con otro hombre en la cama e inmediatamente le puso una pistola en la cabeza.

    La esposa le grita:
    - ¬°No lo hagas....! este hombre ha sido muy generoso... Yo fui la que te minti√≥ cuando te dije que hab√≠a heredado dinero de una t√≠a que viv√≠a en Espa√Īa. √Čl es el que pag√≥ la hipoteca, el retapizado de tu coche que te regal√© para Navidad, pag√≥ nuestro departamento en Miami y en Pinamar, y adem√°s es el que paga todas las facturas mensuales...

    Sacudiendo su cabeza de lado a lado, el tipo baja el arma y mira al taxista diciéndole:
    - Que lo pari√≥ loco! decime vos ¬Ņqu√© hago ahora?
    Y el taxista responde:
    - Y... yo que vos, lo tapo bien, que no tome frío...



  • Hay que prestar atenci√≥n...

    - No sabés Juan, mi mujer me dejó.
    - Uh! Y por qué che???
    - Dice que no le presto atención y... no se, no le presté atención...



  • Sos cornudo, sabelo

    Dos amigos se encuentran, y uno le dice al otro:
    - ¬ŅSab√©s lo que me pas√≥ ayer?
    - No ¬ŅQu√© te pas√≥?
    - Estaba en la oficina, y de pronto me vino un terrible dolor de cabeza, así que me fuí a casa más temprano, y resulta que cuando llego ....... ¡¡¡Me encuento a mi mujer con otro .....!!!
    - ¬Ņ¬Ņ¬Ņ¬ŅCon otro tipo????
    - No, boludo, con otro terrible dolor de cabeza ..... jajajaja!
    - Che, que buen chiste, como me hiciste caer - responde el amigo,- ya mismo me voy al bar a cont√°rselo a los muchachos.
    Efectivamente, llega al bar, y se encuentra con varios amigos suyos, a los que les dice:
    - Muchachos ..... ¬ŅSaben lo que me pas√≥ ayer?
    - No ¬ŅQu√© te pas√≥? - responden a coro los amigos.
    - Estaba en la oficina, y de pronto me vino un terrible dolor de cabeza, así que me fuí a casa más temprano, y resulta que cuando llego ....... ¡¡¡Me encuento a mi mujer con otro .....!!!
    Se hace un profundo silencio, hasta que uno de los amigos, le dice:
    - Sí, nosotros ya sabíamos que tu mujer te estaba cagando, pero no sabíamos cómo carajo decírtelo.......



  • Reci√©n jubilado

    Tan pronto me retiré me dirigí a las oficinas del Seguro Social para solicitar mis beneficios.
    La dama que estaba allí atendiendo al frente en el primer escritorio me pidió mi licencia de conducir para verificar mi edad.
    Busqué en mi bolsillo y... hmmm... había olvidado mi cartera en la casa.
    - Lo siento mucho -le dije- dejé mi cartera, así que tendré que ir a mi casa de nuevo y volver más tarde.
    La mujer me miró y, al cabo de un rato, me dijo:
    - Desabróchese la camisa. Así que me desabroché la camisa, mostrando mi canoso y grisáceo pelo en el pecho.
    - Su pelo gris y canoso es prueba suficiente para mí -me dijo la dama, al tiempo en que seguía con los trámites de mi solicitud.

    Cuando regresé a mi casa, le conté a mi mujer, muy contento, lo sucedido en las oficinas del Seguro Social. A lo que mi esposa respondió:
    - Mejor te hubieras bajado los pantalones. Probablemente hubieses conseguido también los beneficios por incapacidad.



  • Un tipo le dice a su vecino:
    - ¬ŅA vos te gustan las mujer gordas, fieras, medio rengas y viejas?...
    - No, ni verlas.
    - ¡Entonces por qué salís con la mía, forro!



  • El truco del alfiler

    La se√Īora Jones fue un d√≠a a tener una charla con el cura de la iglesia local.
    - Reverendo -dijo ella-, tengo un problema. Mi marido se queda dormido durante sus sermones. Es muy embarazoso. ¬ŅQu√© puedo hacer?
    - Tengo una idea -contest√≥ el cura-. Lleve siempre un alfiler con usted. Yo, desde el p√ļlpito, podr√© ver cu√°ndo el Sr. Jones se queda dormido, y le har√© un gesto cada vez que eso ocurra. Entonces, cuando yo le indique, usted le da un pinchazo en la pierna con el alfiler.
    En la iglesia, el domingo siguiente, el Sr. Jones se volvio a dormir. Notando esto, el predicador puso en marcha su plan.
    - ¬ŅY qui√©n hizo el √ļltimo sacrificio por usted??? - pregunt√≥ √©l, haciendo una se√Īal con la cabeza a la se√Īora Jones.
    - JESUS!! - gritó Jones, cuando notó que su esposa le había pinchado con el alfiler en la pierna.
    - Si, tiene usted razón, Sr. Jones - dijo el sacerdote.
    Pero el Sr. Jones, cabeceando, se duerme otra vez.

    Y una vez más el cura lo notó.
    - ¬ŅQui√©n es su redentor??? - pregunt√≥ √©l a la congregaci√≥n, mientras hac√≠a una indicaci√≥n a la se√Īora Jones.
    - DIOS!! - gritó el Sr. Jones, cuando notó que su mujer le daba otro pinchazo con el afiler.
    - Correcto otra vez - dijo el cura, sonriendo.
    Pero al poco tiempo, el Sr. Jones volvió a dormirse.

    Sin embargo, esta vez el cura no se dió cuenta, y siguió con su sermón normalmente, un sermón que se iba alargando cada vez más.
    El sacerdote hac√≠a de vez en cuando algunos movimientos que la se√Īora Jones confund√≠a como se√Īales, y cada vez que pasaba eso pinchaba a su marido con el alfiler.

    Finalmente, el cura preguntó:
    - ¬ŅY qu√© le dijo Eva a Ad√°n, despu√©s de que ella diera a luz a su hijo n√ļmero 99???

    La Se√Īora Jones volvi√≥ a pinchar a su marido por en√©sima vez, y este, verdaderamente harto, grit√≥:

    - SI ME VOLVES A TOCAR OTRA VEZ CON ESA MIERDA, TE LA PARTO A LA MITAD Y TE LA CLAVO EN EL ORTO!!!!

    - AM√ČN -respondi√≥ la congregaci√≥n...



  • Gustos literarios

    Dos hombres dialogan acerca de los gustos literarios de sus respectivas esposas. Uno dice:
    - A mi mujer le encanta esos libros que no se saben como van a terminar, y que hasta el final uno nunca puede adivinar si va a salir todo bien o va a ocurrir alguna tragedia.
    - ¬ŅAh, si? ¬ŅPor ejemplo que tipos de libros?
    - Los de recetas de cocina.



  • La dama insiste:
    - ¬ŅPor qu√© no nos vamos a vivir a un departamento m√°s caro?
    En eso suena el tel√©fono. El se√Īor responde, recibe una informaci√≥n, cuelga, y le dice a su se√Īora:
    - Se cumplió tu deseo. Viviremos en un departamento más caro: ¡nos acaban de aumentar el alquiler!



  • Una se√Īora llama a un peri√≥dico para publicar un aviso f√ļnebre:
    - Mire quiero anunciar la muerte de un se√Īor.
    - OK, deme el nombre
    - Ricardo García.
    - ¬ŅEdad?
    - 45 a√Īos.
    - OK ¬ŅQu√© parentesco tiene con usted?
    - Es mi marido.
    - Ah, lo siento, se√Īora! Eh,... por favor, ¬Ņme da la fecha de la defunci√≥n?
    - Ma√Īana a las 8:00 horas, ¬°Cuando aparezca el desgraciado este!



  • Una vez un hombre estaba leyendo el peri√≥dico y vio un anuncio que dec√≠a, "Se vende auto deportivo en excelente estado en US$ 500".
    El hombre se sorprendió y de una fue a la dirección indicada para ver el auto. Cuando al fin encuentra la casa, encontró que era una mujer la que estaba vendiendo el coche. Ella lo lleva a verlo, y ve que es un magnífico Alfa Romeo en impecables condiciones y le pide probarlo para asegurarse de que está OK.
    Lo prueba y ve que est√° todo estupendamente bien. A este punto ya lo estaba matando la curiosidad y le pregunta a la mujer:
    - ¬ŅPor qu√© est√° vendiendo semejante auto en s√≥lo $500?
    Ella muy complacida le contesta:
    - Lo que pasa es que mi esposo y yo nos acabamos de separar. El me dijo que me podía quedar con todo menos el coche, pero que le hiciera el favor y se lo vendiera y luego le mandara el dinero...



  • Despues de misa

    Despu√©s de misa, una se√Īora se queda sentada en una banca, llorando. El sacerdote la ve, se acerca y le dice:
    - ¬ŅQu√© pasa, hija m√≠a?
    - ¡Ay, padre! Es que mi esposo falleció anoche.
    - Eso es terrible en verdad. Dime, ¬Ņdej√≥ un √ļltimo deseo o voluntad?
    La se√Īora se enjuaga las l√°grimas con un pa√Īuelo y responde:
    - Pues sí, padre. Justo antes de morir, me dijo: "Por favor, baja esa arma..."



  • Preguntando

    Una familia está cenando y el hijo le dice al padre si puede hacerle una pregunta personal. El padre le contesta que sí:
    - Pap√°, ¬Ņcuantas clases de tetas existen?
    El padre extra√Īado le contesta:
    - Bueno, hijo, existen tres clases: a los veinte, las tetas de las mujeres son como melones: redondas y firmes; entre los treinta y los cuarenta, son como peras: todavía buenas pero un poco caídas. Después de los cincuenta son como cebollas.
    - ¬ŅComo cebollas?
    - Si. Las mir√°s y te hacen llorar.
    Este comentario enfureció a la esposa y a la hija, por lo que ésta dijo:
    - Mam√°. ¬ŅPuedo hacerte yo una pregunta?: ¬ŅCuantas clases de penes existen?
    La madre sonrió, miró a su esposo y contestó:
    - Bueno hija, el hombre atraviesa tres etapas: a los veinte lo tiene como un roble: grande y fuerte. De los treinta a los cuarenta es como un abedul: flexible pero confiable. Después de los cincuenta es como un árbol de Navidad.
    - ¬ŅUn √°rbol de Navidad?
    - Sí,..... completamente muerto y seco y las bolas son ¡puramente decorativas!



  • Cena lujosa

    En un restaurante de lujo se aproxima el mozo a la mesa donde est√° sentada una pareja y pregunta:
    - ¬ŅQue van a pedir se√Īores?
    El hombre responde:
    - A mí me pone una langosta Thermidor y un cava Juve & Camps reserva de familia.
    - ¬°Excelente decisi√≥n!... ¬ŅY su se√Īora...?
    - A mi se√Īora mandale un fax y decile que la estoy pasando b√°rbaro...



  • Fr√≠gidas

    Dos amigos charlaban acerca de la esposa del primero:
    - ¡No se qué hacer che!, ya no logro excitar con nada a mi mujer, y ¡ya lo he intentado todo!
    - Mir√°, a cada mujer hay que excitarla de forma diferente, pero hay algo que a todas sirve por igual: Los aromas.
    - Y eso como es?
    - Hoy lleg√° lo m√°s tarde posible a tu casa, para que tu mujer est√© dormida; con mucho cuidado, levant√°s las s√°banas y metes la mano en medio de sus piernas. Despu√©s, te pasas la mano por el rostro, para que se impregne de su aroma, ¬Ņme entendiste?
    - ¡Sí!, no hay problema.
    Esa noche, casi en completa oscuridad, el se√Īor sigilosamente se mete a la cama y con la delicadeza que la misi√≥n amerita, introduce lentamente la mano por entre las piernas de su esposa, acto seguido frota con intensidad su rostro y se aproxima al o√≠do de su amada.
    - ¬ŅMi amooor...?, ¬Ņmi chiquiiita..?
    La mujer solamente cambia su posición, pero sin despertar. Nuevamente el animoso esposo, repite la operación, pero ahora con más intensidad.
    - ¬ŅMi cuchi-cuuuchi..?, ¬Ņmamiiita...?
    Esta vez la esposa lentamente despierta y con un pesado movimiento enciende la luz de la l√°mpara. Se queda viendo unos segundos fijamente a su esposo y exclama:
    - ¬ŅY ahora...?, ¬Ņqui√©n te rompi√≥ la cara?



  • La fuerza de la costumbre

    Dos amigos se encuentran después de que uno de ellos regresó de su luna de miel. El otro sabía que su amigo había sido un mujeriego antes de casarse, y por eso le preguntó como le iba como recién casado. El otro contesta con pesadumbre:
    - Pues estoy preocupado. La ma√Īana siguiente a nuestra primera noche de amor, yo estaba todav√≠a adormilado, y por la fuerza de la costumbre le dej√© a mi mujer un billete de cincuenta en la mesa de noche.
    El otro intentó tranquilizarlo:
    - No te preocupees. Lo m√°s probable es que ella no saque conclusiones por esto, sino que piense que se lo diste para los gastos.
    - No es eso, - dice el otro. - Lo que pasa es que ella también estaba medio dormida, y me dió un billete de veinte como cambio...



  • Sorpresa para el jefe

    Con la idea de darle una sorpresa a su marido, una se√Īora pasa a la oficina de su esposo sin avisar. Al abrir la puerta lo encontr√≥ con su secretaria sentada en su regazo.
    Sin titubear, el marido dictó:
    - "... y en conclusi√≥n, se√Īores, a pesar de los recortes de presupuesto, no puedo continuar las operaciones en esta oficina con una sola silla..."



  • Mirala cocinar

    Una mujer le est√° friendo unos huevos de desayuno al marido. De pronto, el marido entra en la cocina.
    - Cuidado... CUIDADO !!! Ponele un poco m√°s de aceite. POR DIOS !!! Est√°s cocinando demasiados al mismo tiempo !!! DEMASIADOS !!! Dalos vuelta !!! DALOS VUELTA AHORA !!! Necesitamos m√°s aceite. POR DIOS !!! D√ďNDE vamos a conseguir M√ĀS ACEITE ??? Se van a PEGAR !!! Cuidado ... CUIDADO !!! Dije CUIDADOOOO !!! NUNCA me hac√©s caso cuando cocin√°s !!! Nunca !!! CUIDADO !!! Dalos vuelta !!! R√°pido !!! Est√°s LOCA ??? Perdiste la CABEZA ??? No te olvides de echarles sal. Sab√©s que siempre te olvid√°s de la sal. Us√° la sal. USA LA SAL !!! LA SAAAAAALLLLL !!!....

    La mujer lo mira con asombro:
    - ¬ŅPero... Qu√© mierda te pasa? ¬ŅCrees que no puedo fre√≠r un par de huevos?

    El marido sonríe y contesta calmadamente:
    - Sólo quería mostrarte lo que se siente cuando voy manejando con vos en el auto !!



  • Las olas y el viento

    Un se√Īor estaba con su amigo en la playa y le cuenta:
    - ¬ŅSabes cu√°l es la diferencia entre horrible y terrible? Horrible es cuando est√°s en la playa con tu esposa y una ola se la lleva, y terrible es cuando otra ola te la devuelve.



  • Volver antes sin avisar

    Llega un tipo del trabajo a su casa antes de lo previsto.
    Al entrar a su dormitrio encuentra a su mujer en la cama con otro hombre, en pleno y desenfrenado acto sexual.
    Indignado pregunta:
    ¬ŅPero qu√© es esto, uno arriba y otro abajo, movi√©ndose cual badajo?
    A lo que la mujer responde:
    - Dejate de joder pelotudo, yo estoy encamada y vos me venís con adivinanzas!!!!



  • Matrimonio jud√≠o

    Rebeca: - Isaac... la semana que viene vamos a cumplir 25 a√Īos de casados... ¬°Y nunca me compraste nada!
    Isaac: - Bueno, disculpame... no sab√≠a... ¬ŅQu√© est√°s vendiendo?



  • Un nombre pal nene

    Hay una mujer que quiere tener hijos y el marido no, entonces un día la esposa emborracha al marido, hacen el amor salvajemente y cuando terminan la mujer le dice:
    - Mi amor, qué nombre le vamos a poner.
    - ¬ŅC√≥mo? - contesta el marido.
    - Qu√© ¬Ņqu√© nombre le vamos a poner a nuestro hijo?
    Ah s√≠, bueno mir√° - dice el tipo mientras va al ba√Īo sac√°ndose el cond√≥n - si se salva de esta le ponemos McGyver.



  • En una conferencia en la Universidad un orador declamaba:
    "¬ŅQui√©n fue mejor estratega que Napole√≥n? ¬ŅQui√©n m√°s inteligente que S√≥crates? ¬ŅQui√©n am√≥ m√°s la verdad que Lincoln? ¬ŅQui√©n m√°s espiritual que Goethe? ¬ŅQui√©n m√°s lindo que Apolo?...."
    Y una voz desde la √ļltima fila grita:
    - ¬°¬°¬°¬°El primer marido de mi mujer!!!!!!



  • El regalito

    Rodolfo, que era un tipo ruin y desconsiderado, regres√≥ de un viaje y al llegar a casa le dice a su mujer con un muy cari√Īoso tono:
    - Sab√©s mi amor.... le compr√© un regalito a mi mu√Īeca.
    - ¡A verlo, a verlo! - pidió la mujer ilusionada.
    - Mir√°, ta lindo no? - le dice mostrando con orgullo el nuevo reloj que tra√≠a en la mu√Īeca...



  • Enfermo Terminal

    En un peque√Īo pueblito, un se√Īor va a realizar las compras a la carnicer√≠a, y al entrar, lo saluda el carnicero:
    - ¬°¬°Buen d√≠a Don Mario!!, ¬ŅC√≥mo anda?
    - Ando jodido che, parece que tengo SIDA, y que me voy a morir.
    Luego de realizar las compras, se va al almacén, donde al llegar, es saludado por el almacenero:
    - ¬°¬°Buen d√≠a Don Mario!!, ¬ŅC√≥mo anda?
    - Ando jodido, parece que tengo SIDA, y que me voy a morir.
    Luego de realizar las compras, se va a la panadería, donde al llegar, es saludado por el panadero:
    - ¬°¬°Buen d√≠a Don Mario!!, ¬ŅC√≥mo anda?
    - Ando jodido, parece que tengo SIDA, y que me voy a morir.
    Y así recorre uno a uno todos los comercios del barrio, comentando la mala noticia.
    Al día siguiente, su mujer enojada le dice:
    - Che.... ¬ŅQu√© es eso de que est√°s diciendo en todos lados que ten√©s SIDA? ¬°¬°¬°Lo que vos ten√©s es CANCER, BOLUDO!!!
    Y este le responde:
    - ¡¡¡Ya sé, pero así me aseguro de que después que me muera nadie te vaya a querer cojer!!!



  • Mujer infiel?

    Un hombre le comenta a un amigo:
    - Me insinuaron que mi mujer me era infiel, así que me puse a vigilarla.
    - ¬ŅY que pas√≥?
    - Pues una noche salió de la casa, la seguí, fue a la casa del vecino, tocó la puerta y el vecino abrió. Mi Mujer entró y cerró la puerta. Me asomé por la ventana y ví que mi mujer se desnudaba y se metía en la cama, y luego el vecino también se quitó la ropa.
    - ¬°UH! ¬ŅY despu√©s?
    - No sé, el vecino cerró las cortinas y me quedé con la duda...



  • La mano de su hija

    - Buenas tardes, vengo a pedir la mano de su hija.
    - ¬ŅHa visto ya a mi mujer?
    - Sí, pero prefiero a su hija.



  • Va un hombre por la playa con su mujer, y ella le pide que le compre una bikini, a lo que √©l le dice:
    - Con ese cuerpo de lavarropas ni lo pienses.
    Sigue caminando y le insiste la mujer...
    - Bueno cómprame ese vestido.
    Y el marido le dice:
    - Con ese cuerpo de lavarropas ni lo pienses.
    Pasa el día, y por la noche ya en la cama el marido le dice a la esposa:
    - Entonces vieja ¬Ņponemos a andar el lavarropas?
    Y la mujer le dice:
    - Para lavar ese estupido trapito.... mejor lavalo a mano.



  • El Pavo

    El marido llega a casa a las seis de la tarde y dice a su esposa:
    - Cari√Īo, tengo una reuni√≥n de trabajo a las diez de la noche, pero no voy a ir... ¬°Me parece que est√°n abusando de m√≠!
    La mujer, preocupada por él, lo convence de que el trabajo es importante. Entonces, el marido se va a pegar una ducha para estar listo, y piensa:
    - Fue f√°cil enga√Īarla.
    Como toda mujer que se precie de serlo, cuando el hombre entra al ba√Īo, revisa todas sus cosas: billetera, malet√≠n, bolsillos del traje, etc. y encuentra un papel con el siguiente texto:
    - Mi amor, te estoy esperando para comernos el pavo con salsa blanca del que hemos hablado.
    La mujer coloca el papel donde estaba y, cuando el marido sale del ba√Īo, se la encuentra tumbada en la cama toda fogosa, semidesnuda, escasamente cubierta con una neglig√©e transparente y en una postura muy sensual.
    El marido se pone como loco, no pierde tiempo y hacen el amor como en los viejos tiempos... Cuando terminan, el tipo, medio muerto, se queda dormido. Cuando va llegando la hora de la 'reunión', la mujer lo despierta, pero él no quiere saber nada de la reunión aunque, finalmente, ella lo convence.
    Al llegar a casa de su amante, el marido, a√ļn cansado, le dice:
    - Cari√Īo, he trabajado tanto hoy que s√≥lo tomar√© un ba√Īo y descansar√© un poco.
    Al entrar al ba√Īo, la amante -como toda mujer- revisa los bolsillos de su pantal√≥n y encuentra un papel que dice:
    - Ahí te mando el pavo, zorra... La salsa blanca quedó en casa. Saludos.



  • Noche de Bodas

    Luego del casamiento y la fiesta.. ella se va a ba√Īar y a cambiarse para su rom√°ntica noche de bodas... Sale del ba√Īo con una hermosa bata y √©l le dice:
    - Amor ¬Ņpor qu√© tanta ropa? ya estamos casados. Abrite la bata y dejame ver tu belleza.
    La mujer se abre la negligé. El hombre lanza un suspiro y le dice:
    - Mi amor, ¬°que belleza!, dejame tomarte una foto.
    - ¬ŅPara qu√©, mi vida?
    - Para llevar siempre tu foto cerca de mi corazón y poder contemplar tu belleza todos los días.
    Luego √©l entra a ba√Īarse y cuando sale, ella le dice:
    - Mi amor, ¬Ņsacate la bata? Ya estamos casados. Dejame contemplarte.
    El hombre se abre la bata y ella le dice:
    - Dejame sacarte una foto.
    - ¬ŅPara qu√©, mi vida?
    - ¡Para hacer una ampliación!



  • Charla de amigos

    - Yo lo tenía todo; dinero, una casa maravillosa, un coche buenísimo, el amor de una hermosa mujer, y de repente, ¡BLUM! se me fue todo al carajo!!!...
    - ¬ŅQu√© pas√≥?
    - Me descubrió mi mujer...
  • Vol 1 - Vol 2 - Vol 3 - Vol 4 - Vol 5 - Vol 6

    Copyright ¬© 1998-2012 - DS Tecnologia¬ģ manager@dstecnologia.com.ar - Politica de Privacidad