Inicio Home
Contacto



4. Los árboles (II)

El corte: para serrar una rama de un diámetro superior a 7,5 cm., eliminen primero todas las ramas que lleva, para aligerarla : evitarán así que se atasque durante su caída. Hagan después un corte debajo de la rama, y correrá menos riesgo de romperse bajo su propio peso.

El aserrado: después siérrenla por arriba, en dirección al corte. Si es muy pesada, es preferible cortarla primero a 30 cm. del tronco, y de nuevo a ras del tronco, lo que podrán hacer con una sierra de mano o una tronzadora.

Las cicatrices: para limitar los riesgos de enfermedad, procuren que las cicatrices sean lo más pequeñas posibles. (Por la misma razón, se prefiere cortar ramas verticales antes que ramas inclinadas). Las cicatrices tienen que ser igualmente limpias: afinen, si es necesario, con una podadera.

Masilla de cicatrizar: una vez la cicatriz bien igualada, úntenla inmediatamente con un tratamiento conteniendo fungicidas. Estos productos ponen la cicatriz a salvo de los ataques.

La tala: es una poda extrema, que sólo preserva el tronco y el inicio de las ramas principales. Un árbol podado regularmente no necesita tala (o de forma ocasional). La mejor época se sitúa entre la caída de las hojas y la primavera, pero todos los árboles no lo soportan.

Copyright © 1998-2012 - DS Tecnologia® manager@dstecnologia.com.ar - Politica de Privacidad