Inicio Home

Contacto

Recursos y costumbres alimenticias en la Ruta de la Seda y China que vio Marco Polo
Recursos y costumbres alimenticias en la Ruta de la Seda y China que vio Marco Polo. La solemnidad en los banquetes del Gran Khan.    Kublai Khan organizaba sus banquetes con un protocolo muy rígido, donde el simbolismo tenía una parte importante entro  de la conformación del conjunto y las posiciones de los comensales, los cuales estaban estratégicamente distribuidos de  modo que nada escapaba al férreo vasallaje que se debía hacer al soberano.     El Khan se situaba en un lugar preeminente y elevado, de forma que era visto y podía ver todo el salón donde se  celebraba en banquete. 
La zona se rodeaba de sus tres mil soldados que no dejaban de custodiarlo ni de día ni de noche y  que hacían guardia de forma continua durante tres días con sus consiguientes noches para ser relevada por otra.    
Marco Polo nos lo cuenta as√≠: " En primer lugar, se pone la mesa del rey m√°s elevada que las dem√°s, de manera que el¬† monarca, sentado en la parte septentrional del sal√≥n, mire al mediod√≠a; a su izquierda, es decir, junto a √©l, se sienta la rei mayor, esto es, su primera mujer; a su derecha toman asiento sus hijos y sobrinos y los que descienden de estirpe imperial,¬† pero sus mesas est√°n puestas tan por debajo de la mesa real que sus cabezas s√≥lo llegan a los pies del gran rey; los¬† restantes barones y caballeros son colocados igualmente en mesas todav√≠a m√°s bajas. Seg√ļn el mismo orden se acomodan¬† a la izquierda las dem√°s reinas y las esposas de los grandes barones; en efecto, el rango que tiene el pr√≠ncipe o el bar√≥n lo¬† poseen tambi√©n sus mujeres. Todos los nobles que comen en la corte en las fiestas del rey llevan a sus esposas al¬† banquete. 
Las mesas están dispuestas de suerte que el Gran Kan, desde su sitio, contemple a todos los comensales, pues  en tales convites se congrega siempre una gran muchedumbre ".    
M√°s adelante contin√ļa contando la organizaci√≥n de los otros comensales que no caben dentro de la gran sala y aqu√≠¬† observamos la exageraci√≥n de Marco Polo a la hora de contar las cosas, raz√≥n por la que no fue cre√≠do en su tiempo:¬† Fuera de la sala del trono hay otras c√°maras laterales, en las que comen en las fiestas del monarca a veces ciento¬† cincuenta mil hombres, sin contar los que pertenecen a la corte del rey, pues, en estos festejos acuden a la corte muchos¬† feudatarios de tierras y juglares sin cuento y tambi√©n los que traen joyas y varias y diversas novedades ". 
Desde nuestro¬† punto de vista es imposible dar de comer a tal cantidad de personas, por lo que deducimos que ser√≠a una fantas√≠a que se¬† invent√≥ para sorprender a los lectores ingenuos.¬†¬†¬† M√°s tarde contin√ļa contando el servicio de vinos, que, como todo, debemos tomarlo con cierta prevenci√≥n, aunque existe¬† la posibilidad de que no exagere demasiado: " En mitad de la sala se pone un recipiente de oro lleno de vino o de alguna¬† bebida exquisita, que tiene la capacidad de un tonel o dolium, a uno y otro lado del cual hay cuatro grandes picheles de oro¬† pur√≠simo, un poco m√°s peque√Īos que aquel recipiente, en las cuales fluye el vino del recipiente mayor; de esos picheles se¬† escancia el vino en unas jarras de oro que se ponen entre cada dos comensales en las mesas de los invitados al banquete¬† real; cada una de ellas es de tal tama√Īo, que contiene vino para ocho o diez hombres. 
Todos beben en grandes copas  provistas de pie y de asa de oro, que son todas de valor imponderable. Hay también otra cantidad de copas de oro y de  plata tan infinita e inapreciable, todas ellas en la corte del rey, que cuantos lo ven quedan pasmados y el que no lo ha visto apenas puede dar crédito a quienes se lo cuentan    
Sobre el servicio al rey por parte de los camareros nos sorprende por el concepto puramente higiénico para la época: " Los  servidores que atienden al monarca mientras come son grandes barones; sin excepción llevan su boca tapada con un  finísimo cendal de seda, para que el aliento del que le sirve no pueda rozar su comida o su bebida. 
Cuando el rey toma la  copa o bebe, todos los que tienen instrumentos musicales, situados ante él, tocan cada uno el suyo y cuantos barones y  criados sirven en el salón se hincan de rodillas ". Menudo problema cuando el rey le diera por emborracharse o por sentirse  bromista, imaginamos una película hecha por el memorable Mario Moreno'Cantinflas' o por Peter Seller tomando la copa y  soltándola constantemente y hilaridad que eso produciría.   
¬†Termina Marco Polo hablando sobre la cantidad y calidad de los manjares que se ofrec√≠an y¬† la fiesta que se hac√≠a tras el¬† banquete: " Excusado es referir los manjares que se llevan a la mesa, ya que cada cual puede imaginar por s√≠ mismo que, a¬† tenor de tan fastuosa corte, se prepara una comida op√≠para y exquisita. Al terminar el banquete se levantan todos los¬† ta√Īedores de la√ļd y entonan dulces melod√≠as, y los juglares, los histriones y los nigromantes hacen grandes juegos y¬† solaces en presencia del rey y los dem√°s que comen en su corte¬†¬†¬† Estos datos nos parecen muy importantes para comprender la alimentaci√≥n en China en nuestra √©poca medieval y la¬† equivalencia con las que se celebraban en Europa en la misma √©poca. Estos datos est√°n recogidos del libro II, cap√≠tulo 13. 

Volver Indice de Historias de Cocina

Mapa del Sitio

Copyright ¬© 1998-2012 - DS Tecnologia¬ģ manager@dstecnologia.com.ar - Politica de Privacidad